www.anep-pet.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
E-mail Imprimir PDF

Proceso de transformacion

TECNOLOGÍA DE TRANSFORMACIÓN DEL PET

El PET habitualmente se transforma mediante procesos de inyección-estirado-soplado con el objeto de producir "cuerpos huecos" o bien mediante procesos de termoformado si lo que se trata de producir es lámina y por lo tanto envases "planos".

En menor grado el PET también puede ser sometido a procesos de extrusión y de inyección pura requiriendo en estos casos generalmente variedades de PET modificado químicamente.

Durante los procesos más comunes indicados en el párrafo anterior, las moléculas del polímero se biorientan en dos direcciones distintas. En el caso de los envases la orientación tiene lugar según una dirección longitudinal, paralela al eje del envase, y según una dirección transversal al mismo. Es precisamente esta propiedad, conocida como biorientación, la que confiere el PET una elevada resistencia mecánica, lo que unido a su transparencia, hace que resulte un material idóneo para el envasado de productos líquidos. En el caso de los envases obtenidos por termoformado la lámina presenta una estructura reticular casi perfecta que además de su resistencia y baja permeabilidad dota al envase de una gran transparencia.

INDUSTRIA DE LA TRANSFORMACIÓN DEL PET

Los primeros envases de PET aparecen en el mercado español en 1979-80. Desde su aparición hasta nuestros días el envase ha supuesto una revolución en el mercado y se ha convertido en el envase ideal para la distribución moderna.

Así de esta forma el PET se ha convertido en el envase mayoritario en el mercado de la bebidas refrescantes, en las aguas minerales, en el aceite comestible y en el mundo de los detergentes. Igualmente hoy está desarrollando otros mercados tales como alimentación (láminas para barquetas, envases de salsas...), farmacia, cosmética, licores, etc.

Distintos estudios han demostrado que el envase de PET es muy competitivo en el consumo de energía y en la generación de residuos en comparación con otros materiales.

Igualmente el PET tiene una gran versatilidad tecnológica y dependiente del producto a envasar, de las condiciones del mercado (climatología, temperatura, humedad, nivel de automatización y de la calidad del envasado, condiciones de almacenamiento...) y de su diseño, permite optimizar el peso del envase y adecuarlo a las necesidades requeridas.

La tecnología de producción de envases ha permitido esta optimización en el peso de los envases sin detrimento de poner en el mercado una amplia colección de diseños atractivamente comerciales.

Optimización Tecnológica

Vol. (l.) Evolución del peso (gr.)
MERCADO 1980-1990 1990-2000 2000-2012 comentario
Refrescos 2,0 69-64 57-52 48-44 en el límite tecnológico de la mejora
1,5 57-50 48-44 44-40
1,0 42-36 36-31
0,5 26-23 23-21
Agua Mineral 2,0 51-48 46-38 en el límite tecnológico de la mejora
1,5 36-32 32-26
0,5 25-23 22-14
0,3 17-15 14-10
Aceite Comest. 5,0 110-105 100-85 en el límite tecnológico de la mejora
1,0 34-31 29-26 26-21

En los sectores relevantes se ha alcanzado ya el límite y no tiene sentido pensemos en nuevas optimizaciones del peso.

Evolución de materiales constituyentes o relacionados con el envase

1980-1990 1990-2000 2000-2012 evolución
boca d 38 mm – d 28 mm d 28 mm
Tapón Metal / HDPE 5 gr. HDPE / PET 3 gr. PET, 3 gr
base cup HDPE, 20 gr - -
Etiqueta - papel con cola caliente - papel con cola soluble en agua - PP con poca cola - HDPE retractil - princ. PET
packaging - HDPE, caja 2,5 Kg - bandeja cartón + film HDPE/PVC - princ.film PET
Barrera - - Nylon, Eval, Evox, sílice, carbono. - materiales complejos en bajas cantidades

De una forma global podemos destacar, dentro de este apartado :

  • Desaparición del base-cup y sustitución por un fondo petaloide.
  • Política de homogeneización de materiales que completan el envase de forma que el tapón, la etiqueta, el embalaje externo sea básicamente de PET o de materiales compatibles con el PET. Este proceso actualmente en desarrollo supone un esfuerzo tecnológico relevante y una actualización de equipos y maquinarias.
  • La sustitución de otros materiales de embalaje por el PET va a tener un doble efecto:
    • Sustitución de otros materiales complejos o combinaciones de materiales y una reducción fundamental en el caso de sustitución del vidrio.
    • Combinación del PET con pequeñas cantidades de otros materiales barrera lo cual añade una complejidad especial al reciclado del PET. Tecnológicamente los procesos de reciclado de estos materiales están desarrollados y algunos de ellos - los industrialmente más comunes - se encuentran ya en fase industrial.

Impacto en la logística / distribución

  • Debido a su ligereza, un camión puede transportar, en el caso de sustitución del vidrio, un "60% más de contenido y un 80% menos de envase", lo que supone un ahorro en combustible y la consiguiente contaminación atmosférica del 10%.
  • El balance energético en la fabricación del envase es ampliamente favorable al PET frente a otros materiales que tienen puntos de fusión, reblandecimiento, corte .... muy superiores.
  • El soplado de los envases suele hacerse como una unidad más en la línea de envasado suponiendo un ahorro energético absoluto ya que evita el transporte de envase vacío.
  • La manipulación del producto envasado en los almacenes de la los mayoristas, distribuidores y despacho al público ses implifica enormemente lo que supone igualmente un gran ahorro energético.

En 1997 se utilizaron en Europa más de 1 millón de toneladas de PET para fabricar envases; más del 82% se utilizó para fabricar botellas. Se estima que en el 2010 el consumo europeo de PET se acercará a casi 2 millones de Tm representando las botellas aproximadamente un 65%.

Entre las aplicaciones más comunes de estas botellas hay que destacar el envasado de bebidas carbónicas, aguas minerales, aceites comestibles, vinagre, zumos, tés, bebidas isotónicas, detergentes y artículos de limpieza, productos cosméticos, salsas y otros alimentos, productos farmacéuticos, etc.


Con relación a la cadena de transformación industrial y si analizamos someramente la sistuación en el mercado nacional, podemos indicar:

  • Producción de resina de PET

    La producción nacional de las empresas productoras de resina se destina principalmente al consumo interior y una parte menor a la exportación. Mientras que en 1997 la producción nacional de resina de PET fue de 95.000 tm, en el año 2009 la capacidad instalada es de 415.000 tm, estimándose el consumo interior global superior a las 350.000 tm.

  • Equipos de transformación de PET

    Aunque la mayor parte de los equipos de transformación son de origen extranjero, se ha desarrollado una industria nacional de proveedores de equipos relevante. Podemos estimar que el 10 % de la capacidad instalada de producción de envases es nacional.

  • Fabricantes de envases de PET

    El sector empresarial fabricante de envases de PET al que nos referimos tiene una vida muy corta (no alcanza los 25 años) y las sociedades pioneras fueron POLIESA, IBERPLÁSTICOS, HOLANPLAST y CAIBA. Más tarde fueron surgiendo otras compañías.

    En la actualidad sólo algunas empresas pioneras continúan su andadura mientras que la mayor parte han pasado a integrarse dentro de importantes grupos de embalaje con carácter multinacional.

    La capacidad de transformación para producir "envases huecos" en el mercado español ha evolucionado paralelamente al mercado existiendo actualmente una situación de sobrecapacidad dada la estacionalidad que presenta el mercado y al desarrollo tecnológico de los equipos de producción. Así de esta forma en 1995 la capacidad de transformación era de una 90.000 tm, en el año 98 en unas 189.000 tm. Y en el 2009 de unas 350.000 tm.

    En el 1995 eL número de compañías transformadoras era de 37. En el año 98 se duplicó esta cifra hasta las 70 compañías. Alcanzando en el 2009 más de 160 compañías involucradas en la transformación de PET. Hay que hacer constar que la mayoría de estas empresas son envasadores que soplan sus botellas en línea mientras que únicamente una veintena son fabricantes puros de envases.

    Durante estos dos o tres últimos años se ha desarrollado una industria muy importante de fabricación de lámina de PET que mediante su posterior termoformado ha permitido desarrollar un nuevo mercado de "envases planos" que hasta el momento estaba en manos de otros materiales.

  • Envasadores / transformadores en PET

    La evolución tecnológica del envase con la aparición del pie "petaloide" frente al inicial de fondo esférico que demandaba el uso de un "base cup" de HDPA encolado al PET, así como el aumento de capacidad de producción de las sopladoras de envases desde las 600 b/h del año 1980 a las más de 24.000 b/h obtenidas a mediados de la década de los 90, ha supuesto un desarrollo fundamental en el mercado de este material.

    Dicha evolución ha permitido que lo habitual sea encontrar en la cabecera de las líneas de envasado, equipos, generalmente de soplado que permiten producir botellas de PET en línea a partir de preformas suministradas desde el exterior. Como alternativa a estos equipos de soplado en línea, existen máquinas integradas que, igualmente ubicadas en línea o bien contra silo, producen envases a partir de la resina de PET.

    Esta versatilidad industrial hace que en general los propios envasadores se hayan convertido en los mayores productores de envases apoyados desde el exterior por los suministradores de resina de PET o por fabricantes de preformas.

  • Recicladores de PET

    A partir de 1998 se comienza a desarrollar la industria del reciclado coincidiendo con la puesta a disposición del mercado de las primeras balas de botellas provenientes de las primeras plantas de selección.

    Hasta nuestros días se ha producido un desarrollo industrial muy relevante dentro del mundo del reciclado. El volumen de las inversiones realizadas y la consiguiente capacidad instalada - superior a 100.000 Tm/año - nos permite confirmar que existe un grupo de empresas sólidas y tecnológicamente desarrolladas capaces de procesar, con lo más exigentes niveles de calidad, el material procedente de las plantas de selección españolas.